sábado, 10 de enero de 2015

Comentario de texto

Problemas medioambientales derivados de la actividad humana

Comenta el siguiente texto:

<<La ruptura de la gigantesca balsa (1,5 millones de metros cuadrados) que almacenaba más de cinco millones de metros cúbicos de agua y lodos tóxicos, con residuos de minerales pesados que ha sucedido en Aznalcóllar (Sevilla) supone la mayor catástrofe ambiental registrada en España y una de las más graves de Europa. Agua abajo de la balsa, a una distancia de no más de cuarenta kilómetros, el río Agrio, que recibe la escorrentía de la zona, desemboca en el Parque Nacional de Doñana, el mayor santuario de aves de Europa y uno de los más representativos del mundo
Los responsables del Parque Nacional pudieron improvisar un muro de contención para defenderlo de la llegada de productos tóxicos (arsenio, cadmio, cinc, cobre, hierro, manganeso, mercurio, níquel y plomo) que bajaba lentamente por el río, pero la riada tóxica ha anegado poco a poco más de 4.000 hectáreas de las tierras más fértiles de la comarca y más de 500 agricultores van a perder sus cosechas.>>
W.G. Mardones (modificado)

Este texto nos informa sobre la ruptura de la balsa de Aznalcóllar y sobre la contaminación del Parque Nacional de Doñana, que afectó al agua, al suelo y a la fauna. Actuaciones como ésta constituyen un delito ecológico.
En España existen actualmente actividades económicas perniciosas para el medio ambiente, entre las cuales podemos destacar las siguientes:

1.- La industria es una de las principales causantes de la contaminación atmosférica, de los suelos y de las aguas.
- La contaminación atmosférica se produce por emisiones a la atmósfera de monóxido de carbono, dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, cloro y partículas de polvo y humo. Sus principales consecuencias son las siguientes:
a)- La lluvia ácida se forma cuando las emisiones de azufre y nitrógeno se mezclan con  el vapor de aire      y se transforman en soluciones diluidas de ácido sulfúrico y ácido nítrico, que caen a la tierra con el agua de lluvia. Provoca alteraciones en la vegetación, en los suelos, en las aguas y en los edificios.

b) La disminución del espesor de la capa de ozono, que protege de las mortales radiaciones ultravioletas del sol, se debe principalmente al cloro, que se encuentra en los CFCs (clorofluorocarburos) empleados en los aerosoles y refrigerantes. El cloro reacciona con el ozono (O3) y lo convierte en oxígeno normal (O2). Este problema afecta a la vida vegetal, animal y humana (aumento del cáncer de piel y cataratas).

c) El efecto invernadero lo producen las emisiones a la atmósfera de gases -como el metano y el dióxido de carbono- y el vapor de agua. Estos gases dejan pasar la radiación solar, pero, una vez que llega a la Tierra, la retienen y evitan que escape a las altas capas de la atmósfera el calor irradiado por la Tierra, actuando así como el cristal del invernadero. El aumento de las emisiones de gases con efecto invernadero hace que la cantidad de calor retenida sea mayor. Las posibles consecuencias son el aumento global de la temperatura de la Tierra y cambios climáticos.


d) La campana de polvo y contaminación que se crea sobre la ciudad en invierno y con situación anticiclónica se debe a las partículas de polvo y humo. Estas ascienden en la zona centro de la ciudad (más caliente) y descienden en la periferia, creando una circulación interna que se mantiene hasta que la campana es eliminada por un fuerte viento o lluvia. Produce alteraciones en las plantas y edificios, y enfermedades pulmonares.

Además existe otro contaminante atmosférico, causado por ciertos tipos de industrias, que es el ruido ambiental, que ocasiona problemas como cefaleas y menor rendimiento en el trabajo.

- La industria contamina también los suelos y las aguas debido a los vertidos sin depurar. El suelo se empobrece y en  las aguas proliferan las algas tóxicas y los metales pesados, que pueden acumularse en el tejido graso de los peces e integrarse en la cadena alimentaria, afectando al ser humano.

2.- La agricultura y la ganadería también pueden tener repercusiones perniciosas para el medio ambiente. Las principales son:
- La deforestación por la roturación del bosque para dedicarlo al cultivo o a pastos para el ganado.
- La contaminación del suelo por el abuso en el empleo de fertilizantes químicos e insecticidas, que a la larga acaban empobreciendo el suelo, dándole características tóxicas, haciendo resistentes a los parásitos y restando calidad a los productos. Además hay prácticas agrarias que colaboran a la erosión del suelo, como el cultivo sobre laderas de gran pendiente sin adoptar medidas de protección adecuadas y el pastoreo abusivo en pastos pobres.
- La contaminación de las aguas superficiales y subterráneas por los vertidos sin depurar procedentes de la limpieza de cuadras y estables, por los fertilizantes e insecticidas químicos y por la construcción de pozos negros para evacuar las aguas fecales. La actividad agraria puede también causar problemas de sobreexplotación de las aguas superficiales y de los acuíferos por su captación masiva para el riego.

3.- La vida y las actividades económicas urbanas tienen también repercusiones negativas sobre el medio ambiente. Las más importantes son la contaminación de suelos y aguas por el vertido de las aguas fecales sin depurar, que contienen bacterias y virus, y por los residuos sólidos urbanos, que en una alta proporción no son biodegradables y en algunos casos se vierten en basureros ilegales e incontrolados, donde, al recibir el agua de lluvia forman un líquido tóxico (lixiviado) que contamina el suelo y las aguas.

4.- Otras actividades económicas con repercusiones ambientales negativas son la minería (causante del desastre de Doñana) y los transportes, que producen contaminación atmosférica, acústica y alteraciones en el paisaje.

Para tratar de paliar los efectos negativos de las actividades económicas sobre el medio, existe una política medioambiental, que tiene entre sus objetivos la vigilancia de la contaminación atmosférica; la recuperación de los suelos contaminados; planes de saneamiento y depuración de las aguas, redes para controlar su calidad y programas para evitar la sobreexplotación de los acuíferos; el fomento del reciclaje, y la concienciación de la opinión pública. Además España ha adoptado la política medioambiental de la U.E., cuyo principal objetivo es la prevención -lo que obliga a estudiar previamente el impacto ambiental de cualquier actividad económica- sin abandonar por ello el principio de “quien contamina paga”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada