lunes, 17 de abril de 2017

Características y problemas de la industria en España. Práctica


Autor: Eduardo Sánchez

Observa el mapa de la distribución espacial de la industria y coméntalo.





Relación de la información medioambiental con la distribución de la industria
·         Existen áreas con una destacada concentración industrial que presentan ríos con un nivel de contaminación alto y calidad del agua mala porque la industria genera residuos contaminantes, especialmente las industrias químicas, siderúr­gicas o termoeléctricas. Ejemplos de esta relación se encuentran en los ríos a su paso por las áreas industriales de Barcelona, Madrid, Valencia, Alicante, Murcia o Zaragoza.

·         Existen áreas con escasa concentración industrial que presentan ríos con un ni­vel de contaminación bajo y buena calidad del agua, por la inexistencia de focos de contaminación industrial, entre otras razones. Ejemplos de este caso son las provincias de Lugo, Ourense, Huesca.

·         No siempre existe una relación entre concentración industrial y nivel de con­taminación alto de los ríos y baja calidad de su agua. Además de la industria existen otros factores humanos y naturales que colaboran a una mayor o menor contaminación fluvial y calidad del agua. Entre los factores humanos se en­cuentran la actividad agraria que ocasiona contaminación por nitratos o purines ganaderos; la sobreexplotación del agua para el regadío o para otras actividades que al reducir el caudal incrementa la concentración de contaminantes; las acti­vidades extractivas de canteras y minas; y los vertidos de aguas fecales urbanas insuficientemente depurados. Entre los factores naturales se encuentra el clima, pues, como se ha explicado, las precipitaciones y las temperaturas influyen en la contaminación de los ríos y en la calidad del agua.

Así, en el mapa se aprecia la existencia de provincias con escasa industria y elevada contaminación de los ríos y baja calidad del agua por razones de aridez climática, a la que se suma la contaminación o sobreexplotación agraria, como ciertos tramos fluviales en Granada, Almería o Badajoz. Y, por el contrario, existen provincias con moderado empleo e inversión industrial, como A Coru­ña y Pontevedra, donde el nivel de contaminación de los ríos es muy bajo y la calidad del agua es alta por razones climáticas: el elevado caudal de los ríos mo­tivado por la abundancia de precipitaciones y la escasa evaporación disminuyen la concentración de sustancias contaminantes en el agua.

Tema 6.- Minería, energía e industria.

martes, 4 de abril de 2017

Tema 13.- Las desigualdades en la distribución espacial de la industria española.


Autor: Eduardo Sánchez

Observe el mapa de la distribución espacial de la industria y coméntalo.


Rasgo principal de la distribución de la industria española; selección de cri­terios de clasificación e interés de la clasificación con ejemplos.
Se trata de un mapa de España de figuras, que nos muestra mediante semicírculos, y de manera proporcional,  la distribución la distribución de la inversión en industria y los trabajadores ocupados en la misma. A la izquierda la inversión y a la derecha los ocupados.
— El rasgo principal de la distribución de la industria española es el des­equilibrio territorial, a pesar de la actual tendencia a la difusión industrial y al desarrollo de la industrialización endógena.
Un criterio para realizar una clasificación de las provincias españolas por las características de su industria puede ser, como muestra el mapa, el de las personas ocupadas en este sector.
Este criterio de clasificación aporta información sobre variados aspectos, como la tradición industrial, el número de establecimientos industriales, el tipo de industria (demandadora de abundante o de escasa mano de obra), la productividad (mecanización, automatización), el dinamismo industrial, el peso económico de los sectores primario y terciario y la existencia de factores favorables o desfavorables para la implantación industrial (recursos natura­les, sistemas de transporte y comunicación, núclelos urbanos destacados que aportan mano de obra y mercado; capacidad de consumo; espíritu empresa­rial; modernización tecnológica; etc).

Entre las provincias con elevado empleo industrial se encuentran Barcelona y Madrid; entre las provincias con cifras moderadas, Valencia, Alicante, Zara­goza, Navarra, Bizkaia, Gipuzkoa, A Coruña, Pontevedra y Sevilla; y entre las provincias con cifras