sábado, 6 de diciembre de 2014

LA HUELLA SORIANA 10
     Empieza la 10ª Edición de #Lahuellasoriana. Este sillar se encuentra en un inmueble soriano, en el que los canteros,  después de esculpir este boceto, no sabemos  por qué, lo colocaron en la fachada de este noble edificio.
     Esta imagen resulta interesante y nos la descubrió en nuestros viajes un lugareño, que se mostraba cauto sobre el significado de la misma.
     Una seguidora de #Lahuellasoriana nos ha enviado esta imagen con la siguiente pista:
"Entre arte y desolación descansa este pequeño can"




Con esta pista y, después del reposo vacacional el grupo de Latín II, liderado por Felipe Ruiz se han lanzado, móvil en mano,  a la búsqueda del dragoncillo, y 50 minutos después ya lo habían fotografiado.  Damos las gracias a Pablo Virto y a Zulema por hacernos llegar la imagen.

Nuestros intrépidos investigador@s posan en el inmueble en el que se encuentra el can, en la calle Hospicio, justo delante de la vivienda en la que residió el cantero soriano Guillermo Benito Martínez, responsable del traslado de la portada norte de San Nicolás al hastial occidental de San Juan de Rabanera en 1908. Este mismo cantero/constructor llevará a cabo la construcción de la iglesia neorrománica de Quintana Redonda en los años 20 del pasado siglo.

Hoy Jueves Lardero, el alumno de 3º de ESO-B ha resuelto el enigma de este sillar. Efectivamente se encuentra en el Palacio de los Aparicio Navarro en la localidad de Brías.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada