jueves, 30 de abril de 2015

Tema 17.- Arquitectura y urbanismo en la 2ª mitad del XIX. Eclecticismo e Historicismo. La Escuela de Chicago. El Modernismo (Gaudí).

More presentations from Luis Carlos Pastor Laso


Haz clic en la imagen para realizar el test sobre Arquitectura y Urbanismo en la 2ª mitad del XIX.


Haz clic en la imagen para realizar el test sobre A. Gaudí


Tema 17.- Arquitectura y urbanismo en la 2ª mitad del XIX. Eclecticismo e Historicismo. La Escuela de Chicago. El Modernismo (Gaudí). 


My Pearltrees

My Pearltrees, by lcpastor

miércoles, 29 de abril de 2015

Tema 21.- Morfología y estructura de las ciudades españolas. (Plano de Pamplona)

Autor: Eduardo Sánchez

PLANO DE LA CIUDAD DE PAMPLONA

a) Identifique, mediante el correspondiente número (o números) las siguientes unidades:
Alcázar, centro histórico y ensanches.
b) Defina el tipo de plano de las unidades morfológicas correspondientes a los números 5, 2, 3 y 4.
c) Explique los factores del emplazamiento de la ciudad de Pamplona, en relación con el
medio natural.
a).- Alcázar (2); centro histórico (5); ensanches (3) e Iturrama y barrio resisidencial (4).

b).- El número 5, correspondiente al centro histórico, tiene plano irregular, organizado en tres barrios; un barrio de forma pentagonal y otros dos más o menos rectangulares. La trama es densa y cerrada.
- El número 2, el alcázar, es una fortaleza con plano en forma de estrella mandada construir en el siglo XVI por Felipe II para proteger la ciudad por el sur. Actualmente es un gran parque.
- El número 3 corresponde a los ensanches burgueses de finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. En ambos casos, el plano es ortogonal, con calles más anchas que las del centro histórico, que se cortan perpendicularmente formando una cuadrícula, con trama en manzanas cerradas.
- El número 4, es un barrio residencial para la clase media, edificado entre las décadas de 1960 y 1980, con plano regular y trama abierta con bloques y torres separados por espacios abiertos.

c).- Pamplona se asienta en un emplazamiento estratégico de carácter defensivo, sobre una terraza alta en la margen izquierda del río Arga, al que se asoma por un talud de gran pendiente. La ubicación junto al río aporta también agua dulce a la población urbana. La ciudad se sitúa en la cuenca de Pamplona, un punto crucial para las comunicaciones y el comercio, tanto con Francia como con otras regiones españolas. Además, la ciudad está rodeada de un importante entorno agrario.


PLANO DE PAMPLONA


Analiza el plano de la ciudad de Pamplona 

Nos encontramos ante el plano de la ciudad de Pamplona, donde podemos apreciar restos de la antigua muralla y de la Ciudadela, junto con el ensanche y los barrios periféricos. Esta ciudad, como todas aquellas, con una larga tradición histórica presenta una morfología urbana compleja, resultado del plano y de los distintos usos del suelo, pero en el que podemos apreciar los diferentes espacios urbanos que se corresponden con las distintas etapas del crecimiento de la ciudad española: casco histórico o antiguo con restos de la muralla y Ciudadela, el ensanche decimonónico y los barrios de la periferia, prototipo del crecimiento de los dos últimos tercios del siglo XX.
     Originariamente la ciudad se enclavaba en una terraza sobre el río Arga, aprovechando su situación geográfica como lugar de paso en el Camino de Santiago Francés que llegaba desde Burdeos y pasando por Roncesvalles. Esta situación, asÍ como la capitalidad del reino de Navarra, le hizo ser una ciudad dinámica durante el medievo. De este modo, y aprovechando un meandro del Arga, se construye el recinto amurallado medieval, del que todavía hoy se conservan restos. Este recinto abraza todo el Casco Histórico, que presenta las características más comunes de aquel, plano desordenado, calles estrechas e irregulares, donde se encuentra la catedral y el ayuntamiento y por donde discurren los tradicionales encierros de San Fermín. Este entramado viario, aun siendo irregular, es mucho más regular que el de otras ciudades españolas.
Recientemente este casco histórico ha sufrido una importante revalorización gracias a un extenso programa de rehabilitación. Este proceso ha hecho posible que el centro de Pamplona no haya sido abandonado por la población, estando ocupado en la actualidad por una clase media acomodada.
  Al Suroeste del casco histórico, aparece restos de la Ciudadela de época renacentista (siglo XVI, mandada construir en tiempos de Felipe II), construcción en plano con forma de estrella, que formaba parte de una línea de fortificaciones por toda la frontera francesa, como lugar de acuartelamiento de las tropas españolas, con el objeto de repeler un posible ataque francés. Era similar a la que podemos contemplar en la ciudad oscense de Jaca. Perdida su función militar a lo largo del siglo XX  se rehabilita como espacio verde y de ocio para la ciudadanía pamplonica.
A finales del siglo XIX y principios del XX se proyecta el ensanche de la ciudad. Se proyecta anejo al casco histórico con plano ortogonal o hipodámico en edificación cerrada. La red viaria es amplia, con dos grandes vías que cruzan en diagonal todo el plano del ensanche, acercando el ensanche a la ciudad antigua. En un primer momento la principal función del ensanche fue la dotación de vivienda para la burguesía local, pero en las últimas décadas se puede apreciar un importante proceso de terciarización.
Por último es interesante analizar los barrios periféricos, que responde a la parte de la ciudad edificada más recientemente, con una forma de crecimiento dominante: la construcción de nuevos barrios, aunque también se puede hablar de la anexión de pueblos cercanos, como es el caso de Villaba o de Cizur Mayor y Cizur Menor.
              Alejados del centro histórico y del ensanche y con un crecimiento en forma de mancha de aceite se construyen entre los años 40 y 60 del siglo XX los polígonos de vivienda. Se trataban de barriadas constituidas por viviendas de promoción oficial, que forman un cuasi cinturón alrededor de la ciudad.  Aparecen hacia el Norte y en la margen izquierda del Arga hasta conectar con Villaba y del otro lado de la Ciudadela, así como al sur del ensanche decimonónico.
Además en la periferia nos encontramos con la proliferación, a partir de la década de los 80, áreas de vivienda unifamiliar y baja densidad como forma de hábitat residencial asociada con grupos sociales de alta renta o con residencias secundarias en la franja periurbana. Este tipo de viviendas unifamiliares la podemos ver hacia el Oeste, en la carretera de Estella, así como en la carretera de Francia.
Por último, cabe señalar la aparición en los últimos años de grandes superficies comerciales y de equipamiento. (Carretera de Madrid). Así mismo en la periferia de Pamplona también nos encontramos con la presencia de polígonos o parques industriales, que aparecen dispuestos también junto a las grandes vías de transporte y en  áreas alejadas de los espacios residenciales de mayor calidad. En este caso el polígono más importante es el de Landaben (Wolswagen) que se encuentra situado hacia el Norte de la ciudad.
También en la periferia, como en otras muchas ciudades españolas, aparecen los centros sanitarios, en este caso, aparecen en la salida hacia Estella, donde conviven centros privados y públicos de gran calidad sanitaria.

La jerarquía del sistema urbano español.(Práctica)

MAPA DE LA JERARQUÍA DEL SISTEMA DE CIUDADES EN ESPAÑA EN 1991

MAPA DE LA JERARQUÍA DEL SISTEMA DE CIUDADES EN ESPAÑA EN 1991

El mapa siguiente muestra el sistema de ciudades en España, en 1991. Analícelo y responda a las preguntas siguientes:
a) Organización jerárquica del sistema español de ciudades.
b) Relaciones establecidas entre las ciudades y distribución espacial de estos subsistemas en el territorio.
c) Relaciones que existen entre la distribución del sistema urbano y la distribución de la población

a) El sistema español de ciudades está formado por los núcleos urbanos y por las relaciones que se establecen entre ellos, que conforman subsistemas con diferente grado de integración. Los núcleos urbanos del sistema se reorganizan de manera jerárquica de modo que las ciudades con mayor tamaño demográfico concentran más funciones y de mayor rango y tienen un área de influencia mayor. Así como muestra el mapa, puede establecerse la siguiente jerarquía. El tamaño demográfico, las funciones y la extensión del área de influencia, dan lugar a una organización jerárquica del sistema de ciudades. Las categorías son las siguientes:

- Metrópolis nacionales. Son las ciudades que se encuentran en la cima de la jerarquía del sistema urbano. Su población supera el cuarto de millón de habitantes. Desempeñan funciones más especializadas y diversificadas que las restantes ciudades, relacionadas con el sector terciario de mayor nivel y con la industria (cada vez en mayor medida de alta tecnología). Su área de influencia es amplia. Dentro de las metrópolis existe una jerarquía en función de su tamaño, de sus funciones y de la extensión de su área de influencia. Las metrópolis nacionales son las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona. Su población supera los 3 millones de habitantes y cuentan con las funciones más diversificadas. Su área de influencia se extiende por todo el territorio nacional y se encuentran estrechamente relacionadas con otras metrópolis mundiales.
Las metrópolis regionales son las áreas metropolitanas de Valencia, Bilbao, Sevilla, Málaga y Zaragoza. Tienen una población entre 1,5 millones y 500.000 habitantes y cuentan con servicios de alto rango, especialmente administrativos y comerciales. Tienenun área de influencia regional y mantienen relaciones intensas con las metrópolis regionales.
Las metrópolis subregionales o regionales de segundo orden son ciudades como Oviedo, Murcia, Alicante, A Coruña, Granada o Valladolid. Tienen una población entre 500.000 y 250.000 habitantes y todavía cuentan con funciones y algunos servicios altamente especializados (universidad). Su área de influencia es subregional o regional en el caso de comunidades autónomas uniprovinciales. Mantienen relaciones intensas con las correspondientes capitales regionales o son capitales de espacios regionales poco extensos.
Ciudades medias. La mayoría son capitales de provincia no incluidas en los apartados anteriores. Su población está en torno a los 250.000-50.000 habitantes y sus funciones son principalmente terciarias, pero menos especializadas: el comercio y servicios de ámbito provincial (administrativos, educativos y sanitarios). Son puntos terminales de una densa red de autobuses que las comunican con los pueblos próximos. Algunas pueden tener alguna especialización industrial (Avilés) o portuaria (Algeciras) y contar con un área de
influencia provincial.

b) De acuerdo con las relaciones que se establecen entre sí las ciudades pueden establecerse distintos tipos de subsistemas:
Monocéntricos primados: una ciudad constituye el centro dominante, a gran distancia de las demás, concentrando desproporcionadamente la población y las funciones; faltan los niveles inmediatamente inferiores al de la ciudad principal y existen fuertes relaciones de dominancia-dependencia.
Monocéntricos jerarquizados: una ciudad ocupa la cúspide del sistema, pero la siguen los distintos niveles jerárquicos.
Policéntricos: varias metrópolis compiten en la organización del sistema, de lo que resultan importantes flujos bidireccionales entre las metrópolis y flujos de dependencia hacia ellas desde los niveles inferiores. La distribución espacial de estos subsistemas muestra un mayor grado de integración en las regiones periféricas de la Península. En el centro aparecen espacios débilmente articulados con la excepción de Madrid y los archipiélagos acusan la insularidad.

Los subsistemas de la periferia forman tres ejes: el septentrional, el mediterráneo y el andaluz.
- El eje septentrional discontinuo, está integrado por el eje atlántico de Galicia y las ciudades interiores que dependen de él, y por el eje cantábrico, el País Vasco y Pamplona, también con ramificaciones hacia el interior (León, Burgos y Logroño respectivamente).
- El eje mediterráneo comprende desde Girona hasta Cartagena:
– El subsistema catalán es monocéntrico primado, presidido por Barcelona. Las autopistas del mediterráneo y del Ebro aseguran una conexión fácil entre las principales ciudades, que tienden a concentrarse en la costa, en forma de sistema lineal, con algunas penetraciones hacia el interior.
– El subsistema valenciano levantino es monocéntrico jerarquizado, con una ciudad rectora, Valencia, y una ordenación equilibrada del tamaño de las ciudades. La autopista del Mediterráneo actúa como eje vertebrador de este sistema, que también presenta una marcada concentración de las ciudades en el litoral o cerca de él. La influencia de Valencia desborda los límites de su comunidad y alcanza a Albacete y Murcia.
- El eje andaluz es también monocéntrico jerarquizado, pero más complejo porque Sevilla, como gran metrópoli regional, ejerce una influencia indiscutible en Andalucía occidental e incluso en Badajoz. Pero en Andalucía oriental su influencia se debilita ante la presencia de dos metrópolis subregionales: Málaga y Granada. Las ciudades se disponen a lo largo de dos ejes principales: el eje litoral (desde Almería a Huelva) y el del Guadalquivir (desde Huelva y Cádiz hasta Jaén). 
- El eje del valle del Ebro funciona como corredor entre el eje cantábrico y el mediterráneo. Es monocéntrico primado, basado en la influencia de Zaragoza, estrechamente relacionada con los subsistemas catalán y vasco-periferia (a través de la Rioja y Navarra, a la que alcanza también la influencia aragonesa) y con el subsistema madrileño.
- El interior peninsular es un espacio poco articulado. La gran metrópoli nacional, Madrid, encabeza un subsistema monocéntrico primado, en medio de un espacio poco urbanizado, sin otras metrópolis que puedan suponer un factor de equilibrio. Así, su influencia directa desborda sus límites autonómicos y llega hasta centros relativamente lejanos: todas las ciudades de Castilla-La Mancha (salvo Albacete, más vinculada a Valencia); Segovia y Ávila y, en menor medida, Soria. Además, el papel nodal de Madrid en la red radial de transportes hace de ella un centro de conexión de todo el territorio. Sólo Valladolid, beneficiada de su condición de capital autonómica, adquiere rango metropolitano, aunque su ámbito de influencia es todavía limitado.
- Los archipiélagos canario y balear tienen en común la insularidad como factor negativo para sus comunicaciones con la Península e incluso entre las islas. Esta es más acusada en Canarias, por su mayor distancia a la Península. El subsistema balear es monocéntrico primado: Palma tiene un peso demográfico y económico desproporcionado en relación a las dimensiones del archipiélago y juega el papel de metrópoli regional. En Canarias se da la bipolaridad por la existencia de dos metrópolis regionales: Las Palmas de Gran Canaria (sobre la que gravitan las ciudades de las islas orientales) y Santa Cruz de Tenerife (sobre la que gravitan las de las islas occidentales).

c) La distribución del sistema urbano ayuda a explicar la distribución de la población, pues actualmente más del 75% de la población española reside en las ciudades. Las principales metrópolis por sus funciones industriales y de servicios atrajeron entre 1950 y 1975 a una importante población procedente del campo. Este hecho explica, por ejemplo, que, en la actualidad, la macrorregión geodemográfica del este, que agrupa los subsistemas urbanos catalán y valenciano-levantino, el eje urbano y económico más dinámico de España, tenga el mayor porcentaje de población en relación con su superficie. En cambio, la macrorregión del centro, con las excepciones de Madrid y Valladolid, se caracteriza por su menor desarrollo económico, la expulsión de población hasta fechas recientes y la ausencia de núcleos urbanos de rango superior, lo que explica que presente en una superficie mayor menores porcentajes de población, que aún serían inferiores de no ser por la presencia en esta región de la gran aglomeración madrileña.


jueves, 16 de abril de 2015

La huella soriana 14


En los restos de un inmueble románico de la provincia de Soria, muy cerca de la sacristía aparece ante nosotros este canecillo que perdió su función de sostén de una cornisa. Representa una especie de máscara con amplia boca dentada. 
Este es nuestro nuevo enigma de #Lahuellasoriana.














miércoles, 15 de abril de 2015

Tema 20.- Dinámica y organización del poblamiento y el sistema urbano español.(Prácticas)

Autor: Eduardo Sánchez


Analiza el siguiente mapa sobre el sistema urbano español:

a) Descripción de los ejes urbanos representados en el mapa.
 El eje atlántico gallego se extiende entre Ferrol y Vigo, con prolongaciones hacia el interior (Ourense y Lugo). Se encuentra especializado en el comer­cio.
El eje cantábrico es un eje discontinuo que incluye el triángulo asturiano (Oviedo-Gijón-Avilés); Santander; y el triángulo vasco (Bilbao-Donostia/ San Sebastián-Vitoria/Gasteiz) y presenta ramificaciones hacia el interior (León, Burgos y Logroño). Se encuentra en fase de ajuste, con progresiva pérdida de la preeminencia de la industria como factor de urbanización.
El eje mediterráneo comprende desde Girona a Cartagena. Es el eje más dinámico, con una industria muy diversificada y un fuerte peso de los servi­cios, sobre todo del turismo, que han desplazado a la industria como factor principal de urbanización.
El eje andaluz es doble. El eje litoral, entre Almería y Huelva, es dinámico y se especializa en el comercio, el turismo y la agricultura tecnificada. El eje del valle del Guadalquivir, entre la costa atlántica y Jaén, es menos dinámico y sus ciudades están ligadas a las actividades agrarias del entorno, a indus­trias locales y a actividades turísticas.

b) Aglomeraciones urbanas que tienen entre 500 000 y 1 500 000 habitantes.
- En el eje cantábrico: Bilbao.
- En el eje mediterráneo: Valencia.
- En el eje andaluz: Sevilla y Málaga.

c) Principales rasgos del sistema urbano español.
El sistema urbano español está constituido por un conjunto de ciudades inte­rrelacionadas. Por tanto, se compone de unos elementos, las ciudades; y de las relaciones que se establecen entre ellas.

1. LOS ELEMENTOS DEL SISTEMA URBANO: TAMAÑO, FUNCIONES, ÁREA DE INFLUENCIA Y JERARQUÍA URBANA
Las ciudades de un sistema se caracterizan por su tamaño y por las funciones que desempeñan. De acuerdo con estas, ejercen su influencia sobre un área más o menos amplia y ocupan una posición jerárquica en el sistema urbano.
El tamaño de las ciudades
El tamaño demográfico de las ciudades se establece mediante la regla rango-tamaño. Esta otorga a cada ciudad un rango o número de orden en el sistema según el tamaño de su población. En España:
  • El mayor tamaño demográfico corresponde a quince aglomeraciones urba­nas, que superan los 500000 habitantes. De ellas, cuentan con más de un millón el área metropolitana de Madrid, que ocupa el rango número 1 en el sistema, y el área metropolitana de Barcelona, cuyo tamaño es mayor del que suele co­rresponder a la segunda aglomeración de un sistema nacional, lo que configura un sistema bipolar. A continuación, se sitúan cinco aglomeraciones que superan 800000 habitantes, Valencia, Sevilla, Bilbao, Ciudad Astur y Málaga; y otras ocho con más de 500000 (Zaragoza, Alicante-Elche, Bahía de Cádiz, Murcia, Las Palmas de Gran Canaria, Granada, Vigo y Palma de Mallorca).
  • Tras ellas, existe un elevado número de ciudades entre 400 000 y 150 000 habitantes. Este hecho se debe al reciente crecimiento de las ciudades medias, motivado por la descentralización hacia ellas de parte de la población y de las actividades económicas.
  • La distribución territorial de las ciudades por su tamaño se caracteriza por la localización en el centro peninsular de la mayor aglomeración urbana, Madrid, rodeada de las principales aglomeraciones urbanas, situadas en la periferia, y de un espacio interior poco urbanizado, donde predominan las ciudades medias y pequeñas.

Las funciones urbanas
Las funciones urbanas son las actividades socio-económicas desempeñadas por las ciudades hacia el exterior, no las encaminadas al servicio interno de la ciudad.
Según su función principal las ciudades pueden ser primarias, secundarias, o ter­ciarias; aunque las grandes ciudades son multifuncionales y desempeñan varias funciones simultáneamente.

  1. Las ciudades primarias están especializadas en actividades del sector prima­rio. Entre ellas se cuentan las agrociudades andaluzas, manchegas, murcianas y levantinas; y las ciudades mineras, como algunas asturianas.
  2. Las ciudades secundarias, en unos casos están especializadas en la industria, como las primeras ciudades incorporadas a la Revolución Industrial en el País Vasco, Cataluña y Asturias; o como muchas integrantes de las grandes áreas metropolitanas. En otros casos, están especializadas en la construcción, como ciertas ciudades de gran dinamismo económico, demográfico o turístico (Bar­celona, Málaga).
  3. Las ciudades terciarias están especializadas en los servicios, que son hoy las actividades que mejor definen el rango y la influencia de una ciudad. Estos servicios pueden ser empresariales, financieros, comerciales, de transporte, ad­ministrativos, culturales, sanitarios, religiosos, turísticos, etc.

El área de influencia urbana
Las funciones desempeñadas hacia el exterior convierten a las ciudades en lugares centrales, que abastecen de bienes y servicios a un área más o menos extensa, denominada área de influencia. Esta será mayor cuanto más diversas y especiali­zadas sean las funciones urbanas: nacional, regional, subregional, comarcal o local.
El alcance del área de influencia urbana puede modificarse en función de los cambios económicos y de los medios de transporte y comunicación existentes.

La jerarquía urbana española
El tamaño demográfico, las funciones y la extensión del área de influencia dan lu­gar a una organización jerárquica de las ciudades españolas. En ella se distinguen las siguientes categorías:
  1. Metrópolis. Son las áreas metropolitanas situadas en la cima de la jerarquía ur­bana. Su población supera los 200/250.000 habitantes, desempeñan las funciones más diversificadas y especializadas y poseen una extensa área de influencia.
– Las metrópolis nacionales son las grandes áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona. Su población supera los 3 millones de habitantes. Cuentan con las funciones más diversificadas: servicios muy especializados –financieros, de ges­tión, innovación, cultura y esparcimiento–; numerosas oficinas de empresas na­cionales y multinacionales; e industrias de alta tecnología. Su área de influencia es nacional y mantienen estrechas relaciones con otras metrópolis internaciona­les, enlazando el sistema urbano español con el sistema europeo y mundial.
– Las metrópolis regionales son las áreas metropolitanas medias de Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga y Zaragoza. Su población se encuentra entre 1,5 millones y 500 000 habitantes. Cuentan con funciones diversificadas y servicios especializados. Su área de influencia es regional y mantienen intensas rela­ciones con las metrópolis nacionales.
Las metrópolis subregionales o regionales de segundo orden son áreas metropolitanas pequeñas como Valladolid, Pamplona o Palma de Mallorca. Tienen una población entre 500 000 y 250/200 000 habitantes. Cuentan tam­bién con funciones diversificadas y servicios especializados (universidad), pero de influencia subregional, o regional en el caso de comunidades autó­nomas uniprovinciales.
  1. Ciudades medias. La mayoría son capitales de provincia no incluidas en los apartados anteriores. Su población está en torno a los 250/200 000-50 000 habi­tantes. Sus funciones son menos diversificadas y se centran en servicios comer­ciales, administrativos y sociales de ámbito provincial. Son puntos terminales de una densa red de autobuses que las comunica con los pueblos próximos.
  2. Ciudades pequeñas o villas. Tienen una población entre 50 000 y 10 000 habitantes, como Astorga. Sus funciones son reducidas y poco especializadas, aunque pueden contar con algunos equipamientos de cierta especialización (educación secundaria y profesional). Son nodos de transporte para la comarca y su área de influencia es comarcal.

2. LAS RELACIONES URBANAS EN EL SISTEMA DE CIUDADES
Las ciudades de un sistema urbano se relacionan entre sí. Estas relaciones se mi­den por los flujos económicos (mercancías, capitales, inversiones); de personas; y de otros tipos (políticos, administrativos, culturales, o de información). Cuando los flujos son unidireccionales, entre una ciudad y otra, indican relaciones de dominio/subordinación; cuando son bidireccionales, indican relaciones de inte­gración/competencia.
En el sistema urbano español, las relaciones entre ciudades se caracterizan por estos rasgos:
 - Madrid mantiene relaciones intensas con las demás metrópolis, especialmente con Barcelona.
 - Barcelona tiene una influencia general más débil, aunque intensa en el oriente peninsular y Baleares.
- El cuadrante nordeste es el área de mayor integración, pues sus cinco metrópolis principales mantienen intensas relaciones (Madrid-Barcelona-Valencia­Bilbao-Zaragoza).
En el resto del sistema las relaciones entre ciudades son más reducidas e incompletas. Predominan los flujos de las ciudades con su zona rural o con ciudades próximas. El área con mayor desconexión entre ciudades es la que rodea a Portugal, excepto Galicia; en la submeseta sur existen amplios espacios desconectados; en el Cantábrico las relaciones se debilitan hacia el oeste; y las relaciones entre las metrópolis andaluzas y levantinas son poco intensas.

EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA SEGÚN SU PERTENENCIA AL ÁMBITO URBANO O RURAL

El gráfico de líneas muestra la evolución de la población española según su pertenencia al ámbito rural o urbano y la evolución de la población española en su conjunto, todo ello en cifras absolutas. El ámbito rural comprende en Espa­ña los municipios con población inferior a 10.000 habitantes, y el ámbito ur­bano, los municipios con población superior a esta cifra.

En el eje inferior están indicados los años de diez en diez, en años terminados en cero, pero desde 1981, aunque siguen igual intervalo, pero en años terminados en 1; ello se debe a que los censos se elaboran en España cada diez años, los terminados en 1. En el eje lateral están indicados los habitantes en cifras brutas, millones. En consecuencia observamos tres variables, una para cada modelo volumen de población: rural, urbana y total.

La fuente está indicada en la parte inferior del gráfico y procede del Instituto Nacional de Estadística, lo que es significativo de rigurosidad y fiabilidad. 
COMENTARIO
En general, se observa que, a lo largo del siglo XX y hasta 1981, ha tenido lu­gar un descenso casi continuado de la población rural, y un aumento paralelo de la población urbana. Desde esta fecha, se detiene el descenso de la pobla­ción rural y se modera el incremento de la población urbana.
En 1900 dominaba claramente la población rural. Este hecho es el reflejo de la economía y la sociedad agrarias que predominaban en ese momento.
A partir de esta fecha y hasta 1940, la población rural se mantuvo estabiliza­da e incluso se recuperó ligeramente durante la Guerra Civil y los primeros arios de la posguerra, debido a las dificultades de subsistencia en las ciudades duran­te el conflicto bélico y a la política de mantenimiento de la población rural en el campo llevada a cabo por el franquismo al finalizar la guerra. En cambio, la po­blación urbana inició desde principios de siglo un crecimiento, que determinó que entre 1940 y 1960 superase por primera vez a la población rural.
Entre la década de 1960 y la década de 1980 la población rural decreció y la población urbana alcanzó su mayor crecimiento.
Las causas de esta evolución fueron las siguientes:
El desarrollo de la industria, que se ubicó en las proximidades de las ciuda­des, movilizó hacia ellas a la población rural, que ahora resultaba excesiva, debido al crecimiento demográfico y a la mecanización del campo. La po­blación rural se sintió atraída también por los centros turísticos, que empe­zaron a cobrar auge desde los arios sesenta, principalmente en el litoral me­diterráneo peninsular, Baleares y Canarias.
El atractivo que representaban las ciudades, en las que se esperaba lograr condiciones laborales más favorables (salarios más altos) y mejoras en el ni­vel de vida (mayores posibilidades sanitarias, culturales y de ocio).
La población urbana se incrementó también con el propio crecimiento demográfico de las ciudades, debido a las elevadas tasas de natalidad de la época.
Las consecuencias de este incremento acelerado de la población urbana en po­co tiempo fueron la aparición de problemas de alojamiento, que dieron lugar a la creación de muchos barrios de infravivienda; problemas de equipamiento y deficiencias en la dotación de espacios verdes, sanitarios y recreativos; proble­mas de asimilación de los inmigrantes al pasar de una economía rural con valo­res tradicionales a una economía urbana y competitiva; problemas de deterioro ambiental, como contaminación, tráfico, o ruido; delincuencia y patologías so­ciales. Paralelamente, en las áreas rurales se produjeron decrecimiento y enve­jecimiento demográfico, se generaron deseconomías de subpoblación al emi­grar las personas más jóvenes y más capacitadas; y, quedaron abandonados y deteriorados algunos ecosistemas al verse privados de los cuidados tradiciona­les prestados por la población rural.
- Desde la década de 1980, se detuvo el decrecimiento de la población rural y se desaceleró el crecimiento de la población urbana, debido a la incidencia de diversos factores:
·  La reducción del crecimiento natural provocado a raíz de la crisis econó­mica de 1975.
·  La detención del éxodo rural, relacionada también con la crisis de 1975, que fue energética e industrial, y provocó la pérdida de atractivo de los antiguos centros urbanos industriales, e incluso el declive de los más afectados por la crisis, así como el retorno a sus lugares de origen de al­gunos inmigrantes rurales llegados a la edad de la jubilación o la preju­bilados a raíz de la crisis.
·  Las tendencias modernas a dispersar la residencia y la actividad econó­mica en el espacio, buscando lugares con mejores condiciones medioam­bientales y suelo más abundante y barato que el de las ciudades.
·  La implantación de políticas de desarrollo rural, destinadas a evitar el des­poblamiento de las zonas rurales menos favorecidas y a mantener a la po­blación en el campo.
No obstante, los expertos no descartan un nuevo éxodo rural, aunque siempre en cifras muy inferiores a las de épocas pasadas, debido al abandono de las ex­plotaciones agrarias menos competitivas.

CONCLUSIÓN
Vamos hacia un mundo de ciudades con todos los problemas que ello acarrea.

sábado, 11 de abril de 2015

Tema 16. Las artes europeas a finales del siglo XVIII y primera mitad del XIX. El neoclasicismo. Goya. (Test en daypo)

Tema 16. Las artes europeas a finales del XVIII y primera mitad del XIX. Goya
from IES Antonio Machado

Tema 16.-  Las artes europeas a finales del XVIII y primera mitad del XIX. Goya. 



Haz clic en la imagen para hacer el test en daypo.



Tema 19.- Las migraciones interiores y exteriores españolas desde mediados del siglo XX. Incidencia en Castilla y León. (Práctica)



Autor: Eduardo Sánchez

A partir de la lectura e interpretación del mapa adjunto, explica los aspectos fundamentales en cuanto a la distribución de la población extranjera residente en España.


Práctica: Mapa distribución de la población extranjera residente en España.
     El mapa muestra la distribución de la población extranjera residente en las comunidades autónomas españolas el 31 de diciembre de 2000. Para ello utiliza gráficos de sectores circulares, de tamaño proporcional al volumen de inmigrantes, que, a su vez, diferencian la población procedente de países desarrollados y del Tercer Mundo y Europa del este. Los datos proceden del Anuario de Extranjería 2000 del IMSERSO.
     Los inmigrantes residentes son los extranjeros que han obtenido permiso de residencia en España. Son, por tanto, inmigrantes legales.
     Su mayor volumen se concentra en las comunidades de Cataluña, Madrid y Andalucía, seguidas de la Comunidad Valenciana y de las islas Canarias y Baleares. En el resto del país el volumen de inmigrantes es reducido. Las razones que explican esta distribución son que se trata de comunidades con grandes centros urbanos y de servicios, que han ofrecido tradicionalmente más oportunidades de trabajo, sobre todo en los servicios y en la construcción, y también en otras actividades como la industria y la agricultura.
    Según la procedencia, los inmigrantes de países desarrollados predominan claramente en las islas Baleares y Canarias y, en menor medida, en la Comunidad Valenciana y en Galicia. Se trata sobre todo de inmigrantes procedentes de países europeos, pertenecientes a la UE. En los tres primeros casos, provienen principalmente de Alemania y Reino Unido y son jubilados que buscan buenas condiciones climáticas en el litoral insular y del levante peninsular, o adultos que buscan oportunidades de negocio. En el caso de Galicia, se trata sobre todo de portugueses, que buscan mejores oportunidades de empleo. Los inmigrantes procedentes de países del Tercer Mundo y de Europa del este proceden mayoritariamente de América Latina (Colombia y Ecuador), el norte de África (Marruecos) y Rumanía y Bulgaria. En general, son adultos jóvenes, de bajo nivel de cualificación, que buscan trabajo en tareas que requieren escasa formación y mejores condiciones de vida de las que tienen en su país de origen.
Las consecuencias de esta inmigración son demográficas, económicas y sociales.

Las consecuencias de la inmigración se aprecian en diversos terrenos:
·     En el terreno demográfico, la inmigración ha contribuido decisivamente al crecimiento de la población de España en los últimos años, tanto de forma directa como por el incremento de la natalidad. Gracias a ello, se ha evitado el decrecimiento demográfico, especialmente en las comunidades con crecimiento natural negativo.
·             En el terreno económico, la inmigración aporta población activa, que desempeña las tareas más duras y peor remuneradas, colabora al crecimiento del PIB, aporta más dinero a las arcas públicas del que consume en educación y sanidad, y alivia la carga del elevado gasto en pensiones. Además, los inmigrantes prestan servicios domésticos que permiten incrementar la tasa de actividad de las familias españolas, especialmente de las mujeres. Por otra parte, la inmigración se relaciona con algunos problemas, como la pérdida de competitividad (la disponibilidad de mano de obra retrasa la modernización de ciertos sectores), la presión a la baja sobre los salarios, la acentuación de la escasa movilidad geográfica de los trabajadores españoles, y el aumento del déficit exterior debido a las remesas enviadas a sus países de origen y al consumo de bienes importados, como el automóvil.
·         En el terreno social, han surgido actitudes xenófobas o racistas entre algunos sectores que consideran la inmigración como una "invasión" que compite por el empleo, consume recursos sociales en perjuicio del bienestar de la población española y amenaza la identidad nacional. Estas ideas alientan la devolución de los inmigrantes a sus países de origen o la restricción de sus derechos, para evitar un "efecto llamada" que acentúe la inmigración. Muchos inmigrantes sufren duras condiciones laborales (bajos salarios, largas jornadas, ausencia de seguros) y malas condiciones de vida en barrios marginales y viviendas de escasa calidad. En parte por ello se les responsabiliza de manera injusta y abusiva de diversos delitos (tráfico de drogas, crimen organizado) y de formas de vida poco edificantes (prostitución, mendicidad). Además, las dificultades de integración, debidas a las diferencias culturales, lingüísticas y religiosas, pueden suscitar tensiones con la población autóctona.
a) Las causas de esta atracción inmigratoria son numerosas:
Por parte española, influyen varios motivos: la necesidad de mano de obra a raíz del desarrollo económico desde 1995, sobre todo en empleos de baja cualificación, insuficientemente cubiertos por la mano de obra nacional (temporeros agrarios y servicios personales); ciertas medidas que han atraído a nuevos inmigrantes, como las regularizaciones de los ilegales (2002 y 2005), y el reagrupamiento familiar (2001). Además, la proximidad de España a África la convierte en la puerta principal de entrada de inmigrantes africanos a Europa; los lazos histórico-culturales con América Latina favorecen la llegada de personas de esta procedencia, y la bondad climática del mediterráneo atrae a personas del centro y norte de Europa.
Por parte de los inmigrantes extranjeros influyen motivos económicos (posibilidades de trabajo o de negocio) y motivos políticos (persecuciones, falta de derechos políticos).
b)   La procedencia de los inmigrantes fue mayoritariamente europea hasta 1996, sobre todo de los países de la Unión Europea y del este del continente. Desde entonces predominan los inmigrantes extracomunitarios procedentes de África (Marruecos); Iberoamérica (Ecuador, Colombia), y Asia (China, Pakistán). Su destino principal son las comunidades con grandes centros urbanos y de servicios: Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias. Recientemente, la saturación del mercado laboral de estas regiones ha provocado algunas migraciones hacia las comunidades del interior y del Cantábrico.
c)    El perfil de los inmigrantes varía según su procedencia:
Los inmigrantes comunitarios son jubilados con un nivel de vida medio-alto que aprecian las buenas condiciones climáticas del litoral mediterráneo y de las islas Baleares y Canarias; o adultos atraídos por las posibilidades de trabajo y de negocio.
Los inmigrantes extracomunitarios son jóvenes que acuden a España por motivos económicos (alto crecimiento de la población y carencia de recursos y de trabajo en sus países de origen) o políticos (persecuciones políticas, raciales y religiosas). Realizan trabajos de baja cualificación en los servicios, la construcción, la agricultura, la minería y la pesca.


Observe el siguiente mapa y caracterice por grupos su distribución geográfica, el perfil de los inmigrantes, así como las causas y consecuencias socio-económicas de dicha inmigración.

Mapa de inmigrantes por nacionalidades predominantes.

a) Características de la distribución geográfica por grupos:
Los inmigrantes europeos proceden sobre todo de Alemania, Reino Unido, Portugal, Rumanía y Bulgaria. Los de Alemania y Reino Unido son principalmente jubilados y personas con expectativas de hacer negocio, que se asientan en las zonas turísticas litorales de invierno suave: los alemanes, principalmente, en Baleares y las islas Canarias occidentales, y los británicos en Alicante, Málaga y Cádiz. Los demás inmigrantes europeos son adultos jóvenes, que buscan mejores oportunidades de trabajo. Los portugueses se asientan, sobre todo, en las provincias gallegas y castellano-leonesas próximas a su frontera norte (Pontevedra, Orense, Lugo, León y Zamora); y los rumanos y búlgaros, en provincias del interior peninsular, de las comunidades de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y La Rioja, y también en las provincias de Badajoz, Castellón y Córdoba.
   Los inmigrantes no europeos son generalmente trabajadores africanos y latinoamericanos de baja cualificación que buscan trabajo en actividades como los servicios, la construcción, la agricultura, la pesca y la minería.
· Los inmigrantes africanos proceden, sobre todo, de Marruecos y se localizan preferentemente en Cataluña y Andalucía.
· Los inmigrantes de América Latina, provienen principalmente de Colombia y Ecuador y predominan en Madrid, en las islas Canarias orientales, en la mayoría de las provincias de la franja cantábrica, y en las provincias de Soria, Navarra, Valencia y Salamanca.
b) Perfil de los inmigrantes
El perfil de los inmigrantes varía según su procedencia:
 Los inmigrantes comunitarios son jubilados con nivel de vida medio-alto que aprecian las buenas condiciones climáticas del litoral mediterráneo y de las islas Baleares y Canarias, o adultos atraídos por las posibilidades de trabajo y de negocio.
 Los inmigrantes extracomunitarios son jóvenes que acuden a España por motivos económicos (alto crecimiento de la población y carencia de recursos y de trabajo en sus países de origen) o políticos (persecuciones políticas, raciales y religiosas). Realizan trabajos de baja cualificación en los servicios, la construcción, la agricultura, la minería y la pesca.
c)  Causas socioeconómicas de la inmigración:
Las causas de esta atracción inmigratoria son numerosas:
 Por parte española, influyen varios motivos: la necesidad de mano de obra a raíz del desarrollo económico desde 1995, sobre todo en empleos de baja cualificación, insuficientemente cubiertos por la mano de obra nacional (temporeros agrarios y servicios personales); ciertas medidas que han atraído a nuevos inmigrantes, como las regularizaciones de los ilegales (2002 y 2005), y el reagrupamiento familiar (2001). Además, la proximidad de España a África la convierte en la puerta principal de entrada de inmigrantes africanos a Europa; los lazos histórico-culturales con América Latina favorecen la llegada de personas de esta procedencia, y la bondad climática del mediterráneo atrae a personas del centro y norte de Europa.
– Por parte de los inmigrantes extranjeros influyen motivos económicos (posibilidades de trabajo o de negocio) y motivos políticos (persecuciones, falta de derechos políticos).
Consecuencias socioeconómicas de la inmigración.
Las consecuencias de esta inmigración son demográficas, económicas y sociales.
Las consecuencias de la inmigración se aprecian en diversos terrenos:
·         En el terreno demográfico, la inmigración ha contribuido decisivamente al crecimiento de la población de España en los últimos años, tanto de forma directa como por el incremento de la natalidad. Gracias a ello, se ha evitado el decrecimiento demográfico, especialmente en las comunidades con crecimiento natural negativo.
·         En el terreno económico, la inmigración aporta población activa, que desempeña las tareas más duras y peor remuneradas, colabora al crecimiento del PIB, aporta más dinero a las arcas públicas del que consume en educación y sanidad, y alivia la carga del elevado gasto en pensiones. Además, los inmigrantes prestan servicios domésticos que permiten incrementar la tasa de actividad de las familias españolas, especialmente de las mujeres. Por otra parte, la inmigración se relaciona con algunos problemas, como la pérdida de competitividad (la disponibilidad de mano de obra retrasa la modernización de ciertos sectores), la presión a la baja sobre los salarios, la acentuación de la escasa movilidad geográfica de los trabajadores españoles, y el aumento del déficit exterior debido a las remesas enviadas a sus países de origen y al consumo de bienes importados, como el automóvil.

·         En el terreno social, han surgido actitudes xenófobas o racistas entre algunos sectores que consideran la inmigración como una "invasión" que compite por el empleo, consume recursos sociales en perjuicio del bienestar de la población española y amenaza la identidad nacional. Estas ideas alientan la devolución de los inmigrantes a sus países de origen o la restricción de sus derechos, para evitar un "efecto llamada" que acentúe la inmigración. Muchos inmigrantes sufren duras condiciones laborales (bajos salarios, largas jornadas, ausencia de seguros) y malas condiciones de vida en barrios marginales y viviendas de escasa calidad. En parte por ello se les responsabiliza de manera injusta y abusiva de diversos delitos (tráfico de drogas, crimen organizado) y de formas de vida poco edificantes (prostitución, mendicidad). Además, las dificultades de integración, debidas a las diferencias culturales, lingüísticas y religiosas, pueden suscitar tensiones con la población autóctona.

EVOLUCIÓN DEL NÚMERO DE INMIGRANTES RESIDENTES EN ESPAÑA, 1998-2009

LA INMIGRACIÓN EXTRANJERA
Desde mediados de la década de 1980 y, sobre todo, desde 1995, España está recibiendo un elevado volumen de inmigrantes. Así, en 2010 la población extranjera superaba los 5,7 millones de personas. Dentro de ella se diferencian los extranjeros nacionalizados tras varios años de permanencia en el país, que pasan a ser españoles de pleno derecho; los inmigrantes legales, que obtienen permiso de residencia y mantienen su nacionalidad de origen (4,1 millones en 2008); y los ilegales, más difíciles de contabilizar que, tras las últimas regularizaciones, se cifran en unos 200000.
a).- Las causas de esta atracción inmigratoria son numerosas:
-    Por parte española, influyen varios motivos: la necesidad de mano de obra a raíz del desarrollo económico desde 1995, sobre todo en empleos de baja cualificación, insuficientemente cubiertos por la mano de obra nacional (temporeros agrarios y servicios personales); ciertas medidas que han atraído a nuevos inmigrantes, como las regularizaciones de los ilegales (2002 y 2005), y el reagrupamiento familiar (2001). Además, la proximidad de España a África la convierte en la puerta principal de entrada de inmigrantes africanos a Europa; los lazos histórico-culturales con América Latina favorecen la llegada de personas de esta procedencia, y la bondad climática del mediterráneo atrae a personas del centro y norte de Europa.
-  Por parte de los inmigrantes extranjeros influyen motivos económicos (posibilidades de trabajo o de negocio) y motivos políticos (persecuciones, falta de derechos políticos).
b).- La procedencia de los inmigrantes fue mayoritariamente europea hasta 1996, sobre todo de los países de la Unión Europea y del este del continente. Desde entonces predominan los inmigrantes extracomunitarios procedentes de África (Marruecos); Iberoamérica (Ecuador, Colombia), y Asia (China, Pakistán). Su destino principal son las comunidades con grandes centros urbanos y de servicios: Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias. Recientemente, la saturación del mercado laboral de estas regiones ha provocado algunas migraciones hacia las comunidades del interior y del Cantábrico.
c).- El perfil de los inmigrantes varía según su procedencia:
- Los inmigrantes comunitarios son jubilados con un nivel de vida medio-alto que aprecian las buenas condiciones climáticas del litoral mediterráneo y de las islas Baleares y Canarias; o adultos atraídos por las posibilidades de trabajo y de negocio.
- Los inmigrantes extracomunitarios son jóvenes que acuden a España por motivos económicos (alto crecimiento de la población y carencia de recursos y de trabajo en sus países de origen) o políticos (persecuciones políticas, raciales y religiosas). Realizan trabajos de baja cualificación en los servicios, la construcción, la agricultura, la minería y la pesca.
    d).-  Las consecuencias de la inmigración se aprecian en diversos terrenos:
  - En el terreno demográfico, la inmigración ha contribuido decisivamente al            crecimiento de la población de España en los últimos años, tanto de forma   directa como por el incremento de la natalidad. Gracias a ello, se ha evitado el  decrecimiento demográfico, especialmente en las comunidades con crecimiento      natural negativo.

·    En el terreno económico, la inmigración aporta población activa, que desempeña las tareas más duras y peor remuneradas, colabora al crecimiento del PIB, aporta más dinero a las arcas públicas del que consume en educación y sanidad, y alivia la carga del elevado gasto en pensiones. Además, los inmigrantes prestan servicios domésticos que permiten incrementar la tasa de actividad de las familias españolas, especialmente de las mujeres. Por otra parte, la inmigración se relaciona con algunos problemas, como la pérdida de competitividad (la disponibilidad de mano de obra retrasa la modernización de ciertos sectores), la presión a la baja sobre los salarios, la acentuación de la escasa movilidad geográfica de los trabajadores españoles, y el aumento del déficit exterior debido a las remesas enviadas a sus países de origen y al consumo de bienes importados, como el automóvil.
·    En el terreno social, han surgido actitudes xenófobas o racistas entre algunos sectores que consideran la inmigración como una "invasión" que compite por el empleo, consume recursos sociales en perjuicio del bienestar de la población española y amenaza la identidad nacional. Estas ideas alientan la devolución de los inmigrantes a sus países de origen o la restricción de sus derechos, para evitar un "efecto llamada" que acentúe la inmigración. Muchos inmigrantes sufren duras condiciones laborales (bajos salarios, largas jornadas, ausencia de seguros) y malas condiciones de vida en barrios marginales y viviendas de escasa calidad. En parte por ello se les responsabiliza de manera injusta y abusiva de diversos delitos (tráfico de drogas, crimen organizado) y de formas de vida poco edificantes (prostitución, mendicidad). Además, las dificultades de integración, debidas a las diferencias culturales, lingüísticas y religiosas, pueden suscitar tensiones con la población autóctona.